Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hola, ¿qué tal?
por AbigailSalier Sáb Ago 16, 2014 4:09 am

» Siento molestar
por Valkor4 Jue Sep 05, 2013 7:22 pm

» Restricción lvl 20.
por flaken Miér Jun 13, 2012 2:22 am

» Debate servidor
por Sakarisei Sáb Oct 16, 2010 9:11 pm

Vótanos
Servidores Privados de WoW, Servidores Gratis de WoW, Lista de Servidores Privados de WoW, Lista de Servidores Gratis de WoW
Afiliados

Karagh - Orco Cazador

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Karagh - Orco Cazador

Mensaje  Karagh el Lun Ago 30, 2010 7:22 pm

Nombre completo del personaje: Karagh
Raza: Orco
Clase: Cazador
Alineación: Neutral buena



Historia:
*Un grupo de orcos se encuentran durmiendo en la bodega de un barco, entre los cuales se encuentran Karagh y su padre.*
- ¡No! ¡Madre!
- ¡Hijo! ¡Quédate aquí! Si sales te matarán a ti también...
*En ese momento Karagh despierta de su sueño, levantándose rápidamente.*
- ¿Te ocurre algo, hijo?
- No, nada... tan sólo fue una pesadilla...
*A la mañana siguiente.*
- Padre, ¿quién era mi madre? Tengo pocos recuerdos de ella.
- ¿Por qué preguntas eso?
- No lo sé, ayer tuve un sueño sobre ella, me gustaría que me hablases de ella.
- Mira, hijo... tu madre estaba junto a nosotros cuando estuvimos encerrados en esos campos de internamiento… al igual que tu hermana, pero ellas no corrieron la misma suerte que nosotros. Una noche, mientras tu hermana y tú dormíais, tu madre y yo decidimos encontrar algún lugar, algún rincón en aquellos centros por donde poder escapar junto a vosotros. Sin embargo nuestro intento resultó ser un fracaso. Fui a por vosotros mientras tu madre aguardó unos minutos en el que creía ser el lugar perfecto para una fuga. Tu hermana se despertó sin darme yo cuenta, tú aún dormías, y echó a correr para buscar a tu madre al ver que no estaba con ella. Intenté detenerla, pero empezó a llamar demasiado la atención. Los humanos se percataron de nuestro intento, vieron a tu madre fuera de las celdas y a tu hermana correr hacia ella. Quise ir y llevármelas de allí lo más rápido posible, pero mis piernas no reaccionaban, estaba demasiado asustado.
- ¿Asustado padre?
- Hasta el guerrero tiene miedo hijo, su apariencia no oculta el verdadero sentimiento de su corazón. No pude reaccionar, los humanos se las llevaron, las mataron.
- Pero…
*Karagh es interrumpido por su padre*
- No quiero hablar más de ello. Cada noche revivo ese momento, es un tormento continuo en mi mente. Sabes que tuviste una madre, y una hermana, eras muy pequeño para comprender, ya sabes lo que sucedió.
*Perplejo, Karagah intentó continuar la conversación, pero no hizo más que hablar sin obtener respuesta*


*Varios años después, en una pequeña caverna al oeste de Cima del Trueno.*
Yo era aún un joven orco, inexperto en la batalla, cuando un gran grupo de orcos, liderados por el joven vidente Thrall y su compañero Grom Hellscream, en el cual mi padre y yo estábamos incluidos, tomó rumbo con la flota de barcos humanos hacia las inexploradas tierras del oeste, Kalimdor.

El viaje fue largo y peligroso, pero a su vez interesante, ya que en nuestro viaje encontramos una isla en la que una extraña raza habitaba. Pero estaban en peligro, ya que pronto serían exterminados por los murlocs. Tuvimos que recoger a los trols y llevarlos a un lugar seguro, en tierra firme… Lo cierto es que aprendí bastante de ellos durante la poca estancia que tuve en la isla y el trayecto a Kalimdor, como por ejemplo sus habilidades de caza, bastante interesantes.
El trayecto parecía tranquilo, hasta que una noche antes del desembarco en tierra, una fuerte tormenta dispersó la flota. Muchos barcos fueron arrasados por la tormenta, pero por suerte el nuestro logró alcanzar su destino. Aunque aún quedaba lo peor, explorar las desérticas tierras de Kalimdor y enfrentarnos a horribles criaturas como los hombres-cerdo o los centauros. Perdimos a muchos en la exploración, pero la suerte quizás iba de nuestra parte, los Taurens, dirigidos por Cairne Bloodhoof, se unieron a nuestra causa para enfrentarse a los centauros.

Varias semanas después, nos encontrábamos en Los Baldíos. Nuestras tropas se separaron, hacia el oeste partimos algunos bajo las órdenes de Thrall y Cairne, y hacia el norte partieron otros junto a Grom Hellscream. El viaje hacia el oeste fue tranquilo, tardamos varios días en llegar a la frontera con Mulgore, una extensa pradera junto a Los Baldíos. Allí los dos líderes entablaron una larga conversación y tras ésta, Thrall decidió ir hacia Sierra Espolón, donde un gran sabio les esperaba para darle consejo.
En aquellas montañas ya se habían instalado los humanos, así que tuvimos que entablar duras batallas contra ellos mientras que nuestros líderes pusieron rumbo hacia una caverna. Varios días estuvimos enfrentados los humanos y la horda en una guerra a campo abierto, y por desgracia tuvimos muchas pérdidas, pero para mí la más importante fue la de mi padre. Murió en la batalla defendiendo aquel campamento. No pude hacer nada por él…

*Una voz interrumpe el relato.*
- Entonces, ¿qué estás haciendo aquí, en estas verdes llanuras?
- Ahora lo podrás saber, espera a que acabe de narrarte lo que me ha ocurrido.

*Karagh continúa relatando lo ocurrido.*
Tras su muerte, sentía miedo y confusión, ya que sabía que el peligro me acechaba. Me alejé del campamento y comencé a caminar hacia el este, de nuevo hacia las desérticas llanuras de los Baldíos. La ruta de regreso por Sierra Espolón fue tranquila, ya que ningún percance destacable sucedió, pero una vez entré en aquellas tierras desoladas, el viaje comenzó a empeorar. La comida no era un problema, ya que había aprendido a cazar jabalíes y otras criaturas, pero no podía pensar lo mismo del agua. Había llevado conmigo varias cantimploras llenas de agua fresca, pero pasaron varias semanas y el agua estaba empezando a agotarse.
Varios días más tarde, no quedaba ni una gota de agua en las cantimploras, estaba agotado y deshidratado, pensaba que aquel iba a ser mi fin y caí al suelo derrotado. De repente, una voz en mi interior me decía que no podía rendirme ahora. Me resultaba familiar, por eso alcé la mirada un momento y pude ver a lo lejos un pequeño oasis. Me levanté como pude y comencé a caminar lentamente utilizando mi hacha como un bastón hasta llegar a las orillas del oasis, y allí pude comprobar que la voz era la de mi padre, pues le vi en el reflejo del agua, pero desapareció en un momento. Miré hacia atrás y un ejército de centauros me estaba apuntando con sus lanzas. Cogí mi hacha, alzándola sobre las cabezas del resto de centauros, abriéndome paso entre la multitud, bloqueando y atacando a cada uno de ellos, pero mientras asestaba una estocada a uno de ellos, un centauro vino por mi espalda, propinándome un golpe en la cabeza con el mango de su lanza, de tal forma que caí al suelo rendido.
Enseguida, abrí los ojos atemorizado, observando mi muerte sin poder evitarlo. No me quedaban fuerzas para levantarme, y justo cuando todos se abalanzaron contra mi para asestarme el golpe de gracia, de repente, un rayo a una velocidad vertiginosa, impactó sobre un árbol cercano, fulminándolo en un instante, haciendo que los centauros salieran huyendo asustados. Antes de quedar incosciente, lo que mis ojos vieron fue una sombra desvanecerse delante de mis narices.

*Una voz vuelve a interrumpir*
- ¿Qué te dijo la voz exactamente? ¿Lo puedes recordar?
- No… pero estoy seguro de que fue mi padre.
- Los espíritus han intentado hablarte, debes tenerlo en cuenta. Es más importante que lo que crees.
- Bueno, así es como he llegado hasta aquí, ahora… creo que debería marcharme.
- ¡Aún no! Dices que eres un cazador, pero huyes de la batalla cuando más te necesitan. Aún no eres un cazador del todo. El espíritu del cazador supera las ganas de batalla, siempre ansioso por derramar sangre a tu paso y alrededor. Además, mírate, tu armadura de soldado está destrozada. Te recomiendo que vayas a un campamento siguiendo el camino del sur, allí podrás aprender algo más que a manejar un hacha.
- Me gustaría decirte que no, pero lo cierto es que tienes razón. Iré a ese campamento.

*Karagh empuñó su hacha, y partió hacia el campamento que aquel Tauren le aconsejó. Varios días después, encontró un pequeño campamento rodeado por un lago, entró en él y allí preguntó dónde estaba el que podía enseñarle.*
- En la taberna podrás encontrarle a él y también alojamiento. Todos los que vienen a visitarle están aquí varios años.
- Bien, gracias.

*Una vez en la taberna, Karagh se sorprende al saber que aquel que le va a enseñar es un orco, no un tauren.*
- Así que tú eres Karagh, eh. Bien... yo me llamo Atronagh. Y...quieres que te enseñe a ser un buen cazador, ¿cierto?.
- Sí, así es.
- No va a ser fácil, amigo... jejeje. A ver, enséñame tus habilidades frente a este dummy.
*Karagh empuña con firmeza su hacha, y arremete con todas sus fuerzas un par de veces sobre el dummy, hasta que queda agotado*
- Hummm... veo que dominas el hacha, pero un cazador no debe basar todas sus fuerzas en golpear a melé contra un objetivo, sino saber también golpear a distancia.
- Entiendo... Bueno, la verdad es que durante toda mi vida he cazado con hachas, jamás me planteé cazar con otras armas y menos a distancia.
- Pues hijo, esa es la base de un buen cazador. Saber atacar a distancia, esconderte en las sombras, ser frío y cauteloso en tus ataques, y sobre todo, ser preciso.
- ... de acuerdo.
- Bien, entonces procederé a enseñarte cómo usar estas armas de las que hablo...


*Varios años después, tras largas jornadas de entrenamiento junto al orco.*
- Has aprendido todo lo que puedo enseñarte. Ahora debes regresar con los tuyos. En el Cubil, un orco te está esperando para que continúes tu entrenamiento.
- En el Cubil… al sur de Durotar ¿no? Bien, pondré rumbo pues.

*El camino de regreso fue tranquilo. Desde las llanuras de Mulgore hasta los áridos desiertos de Durotar. Allí es donde Karagh debe continuar su aventura, regresando junto a los de su raza.*

Karagh

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 30/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.